En redes sociales queremos vender una imagen, la cual nos lleve a fortalecer una reputación online y nos haga conseguir nuestros objetivos. Tanto a nivel personal como profesional.

Hoy repasamos 10 puntos básicos para garantizar una buena base para construir el contenido que nos debe guiar hacia el éxito:

1- La primera impresión es clave
En las Redes Sociales las impresiones no quedan en el olvido, debemos ser muy cautos con el dónde, cómo y qué comunicamos.

2- Crea tu propio plan de comunicación
No nos vale hacer un “copiar-pegar” de la competencia o de un plan de comunicación encontrado por nuestro amigo Google. Él lo sabe todo pero nada de cómo funciona tu empresa y tus clientes.

3- Escoge las mejores Redes Sociales
No es lo mismo estar que quedarse y no es lo mismo Facebook que Twitter. Piensa primero en tu cliente, ¿en qué redes sociales lo encontraré? Debemos ir a buscarlo allí dónde esté.

4- Estudia tu competencia
El primer paso para superar a tu competencia en las Redes Sociales es saber lo que están haciendo, copiar lo bueno y mejorar lo no tan bueno. Debemos ser objetivos y críticos, aunque no lo queramos asumir “la competencia también hace cosas bien”.

5- Escucha primero, responde siempre
Las Redes Sociales son medios de comunicación entre personas. Para comunicar debe haber un emisor que lanza un mensaje y un receptor que debe contestar, si no contestas (aunque no lo admitas) es un monólogo. Nuestros clientes quieren comunicación. Las Redes Sociales acercan el cliente a la empresa con sus ventajas y sus complicaciones. ¿Te imaginas ir al mostrador de Atención al Cliente de una empresa y que la persona que te atienda te dé la espalda y no te hable?

6- ¿Qué quiere tu cliente?
Ponte en la cabeza de tu cliente, piensa qué le apetece leer/ver y en qué momento lo va a leer. Intenta que alguien de confianza (que pueda criticar tu trabajo sin remordimientos) te siga en las Redes Sociales y te diga cómo lo estas haciendo.

7- Informa y vende
Las Redes Sociales como tal no sirven para vender más, ayudan mucho pero no debe ser su primer objetivo. Dicho esto, no podemos olvidar que comunicamos con el fin de potenciar nuestra marca, fidelizar y crear nuevos clientes. Cada información que subimos a la red (post, pint, tuit,…) debe tener un sentido dentro del plan que hemos trazado para nuestra empresa.

8- Resalta tus bondades
¡Eres bueno! ¡Créetelo! Seguro que tienes más cosas buenas para comunicar de lo que piensas. Tu trabajo del día a día lo tienes normalizado e interiorizado, sal de la monotonía y date cuenta que tu trabajo genera noticias interesantes para otros.

9- Crea expectativas, ¡impacta!
En las Redes Sociales existe mucha información, podríamos decir incluso que es excesiva. Debemos ser hábiles, crear expectativas con el mensaje que queramos compartir. Deja un tuit abierto, haz preguntas, sube una imagen impactante, un video emotivo,… ¡CREATIVIDAD!

10- Tus empleados deben estar implicados
Si quieres que tu empresa comunique implica a tus empleados. Ellos son tu imagen y tu red de contactos con más credibilidad. Si un amigo te dice que en su empresa se trabaja bien y tratan bien al cliente, te da más confianza. Además, conseguirás una comunicación horizontal, creando mejores noticias e imágenes, más interesantes y con más alcance.