Preparar una entrevista de trabajo es en sí una tarea que requiere de tenacidad y preparación. En la mayoría de ofertas los entrevistadores se encuentran con un sinfín de Currículum vitae parecidos encima de la mesa y tienen que decidir por un detalle a quién le dan la oportunidad de tener una entrevista cara a cara. Por este motivo siempre debemos sumar en cada acción que realicemos y cuantas más mejor. Os dejo algunos puntos básicos que debemos tenerlos controlados:

–          El mail dice mucho de ti: si nuestra dirección de correo electrónico es poco seria, no tengamos pereza en crear una nueva, son 5 minutos.
 
–          Para ir bien preparado a la entrevista y quitar esos nervios típicos y normales, nos servirá hacernos un esquema mental de la empresa y de cómo podría ir la entrevista:

  • Busca toda la información posible de la empresa: redes sociales, webs, foros,…
  • Busca toda la información de las posibles personas de recursos humanos y trabajadores de tu futuro departamento en Linkedin, hazte una pequeña idea de la estructura organizativa.

 
–          Linkedin: Como ya hemos comentado en muchos de los artículos de #MarfiBlog, tener nuestro perfil profesional actualizado en esta red social es el primer paso.

  • Añadir Linkedin al CV en papel – el currículum tradicional no puede ser muy extenso y debe incluir la información necesaria para abrir la primera puerta para que el entrevistador se interesa en ti. Más vale ir al grano e invitar al lector a poder ampliar información, si lo desea, en nuestro Linkedin.
  • Si hemos encontrado a las personas de RRHH de la empresa dónde vamos a realizar la entrevista, hazte “amigo” de ellos en Linkedin. Verán un interés por tu parte y así crearemos impactos, cuando hagamos la entrevista ya les sonará tu nombre (táctica publicitaria de crear impactos de las empresas) y estaremos un paso más cerca de conseguir el trabajo. Recuerda cambiar el mensaje de solicitud de conexión y personalizarlo.

 
–          Privacidad en redes sociales: A nadie que no autorices le importa tu salida nocturna o la barbacoa con los amigos, mantén la privacidad a raya y muéstrate cuanto más responsable y profesional mejor. Comprueba que nadie puede ver las fotografías que te han etiquetado o que tu foto de perfil sea parecida al del CV para crear mayor asociación.
 
–          Primera impresión: Igual que cuidamos nuestra forma de vestir cuando vamos a una entrevista de trabajo, también debemos vigilar la estética de nuestros perfiles 2.0. Cada imagen cuenta y cada palabra nos delata.
 
–          Twitter: Actualizar Twitter con información de interés sobre tu sector puede darte una imagen profesional extra, si el entrevistador usa Twitter y mira tu perfil debes convencerle de que eres el candidato perfecto.
 
–          Google: No está de más escribir tu nombre en el buscador de vez en cuando para ver qué resultados obtienes. Escribirlo entrecomillado, sin comillas, el apodo que tenemos con los amigos, el nombre completo del DNI, apretar la pestaña de “imágenes”, la de vídeos,… todas las opciones que se te ocurran serán bienvenidas.