Este artículo viene motivado por un regalo que me encontré en mi buzón esta semana. El grupo de música MEDEA había considerado que yo podría ser una de las personas que podría “influir” con mis redes sociales hablando de ellos, recibí su primer single.

Un grupo joven y diferente que quiere dar un salto con el trampolín de las recomendaciones y su buena música. Hace algunos posts dijimos que tener página web, redes sociales y blog debería ser prácticamente obligatorio para toda empresa o marca, pues bien, intentar influir en la red también.

Los prescriptores son aquellas personas que su opinión puede influir en el mapa mental de tus potenciales clientes. Una opinión favorable puede reportarte seguidores, ventas o repercusión. En cualquier estrategia de publicidad debe haber un punto dedicado a las personas que pueden echarte una mano con un simple tuit o post. (=influencers).

Por otro lado, debemos ser originales en nuestras acciones promocionales, intentar dar una vuelta a la típica promoción o envío masivo de tuits a diestro y siniestro. Existen infinidad de ideas para poder sorprender a tus seguidores.

Una opinión en redes sociales se multiplica en número y si está bien posicionada en Google entonces crece exponencialmente. Con las opiniones positivas se requiere que no existan más de 3 negativas. Para las negativas….más de 3 es multitud.

Para poder comunicar efectivamente necesitamos todas las interacciones posibles que logremos en internet, pero aunque internet sea el paradigma de la democratización, en internet todas las opiniones no valen igual.