[dropcaps]El otro día las grandes blogueras y profesionales online de Enredando por la red, Paula e Isabel, me hicieron una entrevista en la que preguntaban si había tenido alguna vez miedo a la página en blanco, al no saber qué escribir. Y les respondí que no porque nunca puedes abrir Microsoft Word sin tener antes una idea.[/dropcaps]

A día de hoy se calcula que debe haber alrededor de [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]550 millones de blogs[/textmarker] “activos” en el mundo, es decir, con una actualización semanal como mínimo.[blocktext align=»left»][textmarker color=»C24000″ type=»text color»]Se calcula que hay alrededor de 550 millones de blogs activos en el mundo[/textmarker][/blocktext]Eso significa que cada día en internet se escribe sobre millones y millones de temas. Algunos repetidos, otros parecidos, con más o menos gracia; pero al fin y al cabo millones y millones de palabras enlazadas con sentido que se suben a la red a cada instante.

Cuando quieres empezar en el 2.0 todo el mundo te anima a [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]hacer un blog de lo que te gusta[/textmarker]. Ya seas periodista, fotógrafo, gourmet o apasionado de la Fórmula 1 o de la música. Y empezar es muy fácil. Y buscas una plataforma donde crearlo, antes con Blogger ahora quizás más con WordPress, buscas un título que esté libre y empiezas con mucha ilusión.

Pero poco a poco, te cuesta más actualizarlo. Porque [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]no tienes tiempo[/textmarker], pero sobre todo porque [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]no tienes ideas[/textmarker]. Abres el editor de texto de tu ordenador y te quedas en blanco. Es el gran mal de los blogueros y articulistas: la página en blanco. ¿Y de qué escribiré hoy? ¿Qué les cuento yo? ¡Siempre digo lo mismo!

Mi consejo es que nunca os pongáis a escribir sin tener claro antes qué idea queréis transmitir. [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]Durante el día tened siempre en el subconsciente el blog[/textmarker]. Y así, cuando vayáis por la calle, en el trabajo, viendo la televisión, revisando Twitter,… se os encenderá un sexto sentido que os dirá: “este tema tiene un post”. Ya tenéis la idea.[blocktext align=»right»][textmarker color=»C24000″ type=»text color»]Empezad a escribir y ya tendréis tiempo de titular[/textmarker][/blocktext]

A partir de aquí ya podéis abrir el editor de texto, pero[textmarker color=»C24000″ type=»text color»] olvidaros del título[/textmarker]. Si no lo tenéis claro, empezad a escribir y siempre habrá tiempo para titular. [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]No hay prisa[/textmarker]. Eso sí, cuando ya esté terminado pensad que el título es básico. Debe ser muy atractivo y que invite al lector a leer más. Además hay que intentar que la palabra clave que queremos transmitir en el post esté en él.

Y no queramos abarcar mucho. No hace falta empezar escribiendo cada día, [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]poco a poco[/textmarker]. Igual un día o dos a la semana, y si hace falta y nos venimos a arriba ya subiremos la frecuencia de postear. Pero en cambio, si vamos bajando la frecuencia damos una [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]sensación de abandono[/textmarker] y de ir hacia abajo que no nos conviene. Porque no hay nada peor que un blog abandonado y sin actualizar.

Por lo tanto, no tengamos miedo a la página en blanco y seamos valientes y tengamos nuestro propio blog. [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]El mundo del online está lleno de oportunidades[/textmarker], de conocimientos nuevos, de vías de negocio, de jóvenes emprendedores y de mucha opinión e información para compartir.