Según Wikipedia “código QR”«código de respuesta rápida» es un módulo útil para almacenar información en una matriz de puntos o un código de barras bidimensional creado en 1994 por la compañía japonesa Denso Wave, subsidiaria de Toyota. Se caracteriza por los tres cuadrados que se encuentran en las esquinas y que permiten detectar la posición del código al lector. El objetivo en sus inicios era que el código permitiera que su contenido se leyera a alta velocidad. Los códigos QR son muy comunes en Japón y de hecho son el código bidimensional más popular en ese país.

Cada código QR te dirige a una página web que previamente has seleccionado. Existen miles de generadores de QR por la red muy fáciles de usar.

Una vez ya sabemos su definición, debemos dotar de significado su uso. No tiene ningún sentido dirigirlo a tu propia web o a contenido llano y previsible. El usuario tardará lo mismo entrando en el navegador para teclear la web que abriendo la app y haciendo la foto.

El código QR debe sorprender al usuario, aprovechar para ofrecer contenido nuevo, un valor añadido al soporte donde está ubicado.

En este blog siempre insistimos en el  valor añadido que debemos aportar a nuestra marca 2.0 para mejorar nuestra reputación online. Para generar ruido de calidad en la red debemos dotarnos de todo tipo de herramientas como redes sociales o elementos interactivos como pudiera ser el código QR.

La potencia sin control no sirve de nada. Debemos tener muy claro qué queremos conseguir y cómo la vamos a controlar.

Aquí os dejo algunos ejemplos que sorprenderán y crearán impacto en nuestros clientes, pero hay muchos más que os invitamos a recomendar en los comentarios de este post:

–          En las facturas de tu empresa: nuestro cliente haciendo una foto al código QR puede realizar una encuesta de satisfacción sobre el producto o servicio.

–          En la etiqueta de un vino: Ampliará la información sobre la elaboración y características del vino.

–          En los manteles de un restaurante: Haciendo la foto al código QR abrirá una página dónde podrá compartir en redes sociales su ubicación y comentario sobre el restaurante. Si lo realiza y lo enseña a la hora de pedir la cuenta tiene el café gratis.

–          En los museos: En cada obra de arte un código QR que ofrece material interactivo y/o comentarios del autor sobre lo que estamos viendo.

–          En la etiqueta de las prendas de ropa: Dirigido a una landing page que ofrece todas las combinaciones posibles con esa prenda y sugiere complementos dentro de la misma colección.

Y algunos de los errores más desastrosos y que nunca podemos cometer:

– No abuses de los códigos:

– No puede ser complicado de obtener.

– Conducir y leer el QR puede ser peligroso.

– Inutilizarlo por no tener presente la ubicación.

Mal uso códigos QR

– No parece muy buena idea.

Como no usar códigos QR

– Difícil de conseguir.

– En 2012 la empresa Inside decidió crear un código QR dónde lo dirigia a una página no adaptada a móviles.

Figura 2. Código QR en escaparate de tienda Inside.