[dropcaps]Cada año se licencian en España una media de [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]2550 periodistas[/textmarker]. Y de todos es sabido que precisamente ahora no hay muchos puestos de este trabajo. Es más, a todos estos licenciados habría que añadir los [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]4300 periodistas que están en paro[/textmarker] y los miles que tienen trabajo pero que nada tiene que ver con la carrera estudiada y que se han buscado la vida por otros derroteros.[/dropcaps]

Ante el actual panorama, es evidente que con tanta oferta, [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]alguna cosa debe hacer el futuro periodista para destacar ante tanta competencia[/textmarker]. Hace algunos años este objetivo era muy complicado pero actualmente las nuevas tecnologías y sobre todo las redes sociales te ponen en bandeja ese propósito.

Es por ello que el periodista tiene que [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]apostar por su marca personal y potenciar su perfil en el 2.0[/textmarker]. Es impensable que alguien que está buscando trabajo en el mundo del periodismo no tenga un blog propio, o un Twitter personal con un buen perfil e incluso que esté colaborando aunque sea de forma gratuita en algún medio local.

Por lo tanto, el periodista 2.0 debe tener estas 3 herramientas básicas:

  • 1.- Un[textmarker color=»C24000″ type=»text color»] blog con un dominio propio[/textmarker] que le sirva como escaparate de sus virtudes. Debe estar actualizado y sobre todo aportar contenido propio. A la vez, que sirva como currículum y en el que en su Bio se detallen sus estudios y experiencia.

 

  • 2.- Un[textmarker color=»C24000″ type=»text color»] Twitter [/textmarker]en el que promocionar sus posts del blog, opinar e interactuar. Manteniendo una línea educada y profesional, aunque se puede hacer algún tuit personal que humanice al periodista. Se debe cuidar la Bio y las fotos de perfil, de portada y de fondo.

 

  • 3.- Un [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]perfil en LinkedIn[/textmarker] donde compartir sus entradas en el blog, sus trabajos y su currículum. Cada día más empresas consultan el perfil en esta red social antes de contratar.

 

Evidentemente el hecho de cumplir con estos tres requisitos, [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]no garantiza encontrar empleo[/textmarker]. Pero sí te descarta directamente para la mayoría de trabajos actuales, si no los cumples. Y además de estos tres, se puede tener perfil en muchas otras redes sociales, como Instagram, página del blog en Facebook, etc.