El pasado 1 de septiembre, Google lanzó por sorpresa el rediseño de su marca. Un  cambio de look muy comentado que ha generado tantas alabanzas como críticas. En este articulo comentaremos sus principales cambios y qué los han  motivado.

 

Empezaremos por el logotipo, la firma de la marca y el elemento más reconocible de ella. No hay que olvidar que la marca, no es únicamente el logotipo. Jordi Belil, un antiguo profesor mío en Elisava, definía una marca como:

“Una marca es la reputación de una organización. Una Marca es una promesa (un compromiso) visualizada y reflejada a través de la identidad y la experiencia completa de las audiencias con la organización, y que proporciona beneficios tanto funcionales como emocionales”

logo-google-antes-1logo_google-despues

El nuevo diseño mantiene los colores característicos de Google, el elemento más identificativo de la marca. El principal cambio se produce en la tipografía, la cual pasa de una Serifa más clásica a una Sans más racional y moderna. Este cambio se produce por la necesidad de transmitir a través de su marca el gran crecimiento que ha experimentado en las dos últimas décadas. Ya no es sólo un buscador sino un gran gigante tecnológico, símbolo de innovación, ingenio y creatividad. Con aplicaciones como Google Maps, Google Drive o Gmail se ha convertido en una herramienta imprescindible en el día a día. Además, la nueva tipografía, les permite una mejor visualización en su principal soporte, los medios digitales.

Este nuevo diseño no sólo afecta a la implementación gráfica también ha dotado a toda la marca de movimiento. Esto le proporciona mayor dinamismo y versatilidad. Podemos verlo tanto en la animación del logotipo como en la utilización de los cuatro puntos, una innovación importante que se utilizan como hilo conductor de toda la marca.

los_puntos_0

Otro elemento importante es el nuevo icono, que pasa a ser una “G” mayúscula en lugar de la “g” minúscula. La nueva abreviatura tiene mucho más sentido que la “g” minúscula que tenía hasta ahora. Además incorpora los colores corporativos de la marca.

google_icono_antesla_g_0

La tarea de rediseñar una marca tan importante y con tanta visibilidad como Google, no es fácil. Debe ser una marca global y sin perder la esencia que la hacía única. Considero que su marca actual responde mucho mejor a lo que representa, una imagen moderna, dinámica y pensada específicamente para la era digital. Algunos la han criticado por ser sencilla y demasiado infantil, pero eso es precisamente lo que hace a Google una marca inquieta, curiosa y creativa con ganas de crecer y aprende.

Su buscador nos ha hecho más listo, Google Maps ha despertado el espíritu aventurero que todos llevamos dentro, nunca antes había sido tan fácil trabajar desde cualquier lugar con Google Drive y sus innovadores proyectos nos recuerdan que superar los límites es sólo un juego.

El rebranding de Google no sólo es bueno, sino necesario. Ha pasado de clásica y dispersa, a más moderna, ordenada y racional. Pero en la creación de marcas, la última palabra siempre la tiene el consumidor. Y tú, ¿estás a favor o en contra?

 

[miscellaneous type=”superscript”]*Néstor Sard es especialista en diseño, publicidad y desarrollador de estrategias de marca, potenciando la imagen como vínculo de comunicación B2C.
Algunos de sus últimos proyectos en www.behance.net/NestorSardDesign[/miscellaneous]