Uno de los sectores más sensibles por las opiniones emitidas en las redes sociales es el turístico. Una opinión negativa bien posicionada puede hacer perder miles de clientes a un hotel o a un destino turístico determinado. Una sola opinión puede ser suficiente para desbancar a miles de clientes satisfechos.

Es por este motivo que nos encontramos con un sector muy metido en el mundo online. Aún así, un 2,16% no tiene web y solamente un 20% unifica la estrategia web y redes sociales en una misma línea. Aún existen empresas que se resisten al cambio.

Un 86% de las empresas del sector turístico están presentes en Facebook con una media de 10.000 seguidores por cuenta. La atención al cliente que se realiza mediante esta red es muy deficiente, un 60% de comentarios no son respondidos; dato totalmente inconcebible si queremos ofrecer una imagen 2.0 de calidad y con seriedad.

Las cuentas de empresas del sector en Twitter cayeron un 1%, pero los seguidores crecieron un 200% por cuenta hasta llegar a 1.700 followers. Tener una cuenta de Twitter no quiere decir que estemos en la red, el 50% de cuentas turísticas no interactúan con su comunidad. Una red social que gana en lectores pero que pierde fuerza e interés entre las empresas turísticas. Una contradicción en sí misma.

Un 75% tiene canal de youtube pero solamente un 11% lo usa para potenciar su marca. El potencial en esta red social es enorme como indica que un 43% de los canales del sector tiene como mínimo un video visionado entre 10.000100.000 usuarios. Hablamos de un canal con mucho potencial.

Linkedin es la red social que más ha subido, se ha incrementado en un 73%. Además, el incremento de cuentas activas también es notorio. Sirve al sector para crear relaciones profesionales.

Un dato sorprendente viene en los blogs de empresas, solamente un 14% mantiene un blog actualizado semanalmente. Si tenemos en cuenta la importancia del contenido dentro de las estrategias de posicionamiento, observamos un déficit  muy importante.

En conclusión, tenemos un sector que quiere estar en la comunidad 2.0 pero aún se resiste a dar el protagonismo que se merece a esta estrategia. Seguramente la fuerza de los buscadores dentro de los usuarios hace que el sector turístico no dedique los recursos suficientes.

 

[miscellaneous type=»superscript»]Fuente: Agencia Hey Avenue en un estudio sobre participante del FITUR[/miscellaneous]