¿Quién nos iba a decir hace 5, 10 o 20 años que un contenido efímero, de tan solo 24 horas, podría ser un reclamo e invertiríamos tanto esfuerzo?

Esta semana hemos conocido que 500 millones de usuarios en el mundo utilizan las stories de Instagram cada día.

La inmediatez se ha apoderado de todos nosotros, de cada rincón y de nuestra forma de hacer en nuestro día a día. Ayer es demasiado tarde y un recuerdo en la memoria, la actualidad dura, como máximo, 24 horas.

Una muy buena opción es tratar las Stories, sobre todo de Instagram, como una red social más en sí misma. Al margen de las publicaciones permanentes. No es lo mismo una publicación que quedará in eternum en nuestro perfil que una publicación que desaparece.

Nuestros seguidores esperan inmediatez en las stories, cuando llegan a nuestras “bolitas” esperan ver algo diferente, movimiento, actualidad, etc. Reflexiona qué quieres mostrar a tus seguidores con este tipo de contenido.

El mejor consejo que os puedo dar para crear las mejores stories: ¡Diviértete! Si tu te lo pasas bien con este contenido, tus seguidores también. Utiliza todas las opciones que te ofrecen para reclamar la atención de quien nos mira.

También os animo a que preguntéis cosas, utilizar los stickers para fomentar la interacción. Si consigues la participación de tus seguidores, también conseguirás su fidelización y abrir conversaciones que pueden llegar a buen fin.

Entre los ticks azules de Whatsapp y las stories de Instagram han cambiado nuestra forma de entender el tiempo.

Pero al mismo tiempo, el ahora lo creamos nosotros. Gracias a las redes sociales manejamos aquello que estamos haciendo en un momento determinado. Juega con el tiempo para trazar tu historia.

En el mundo online debemos estar atentos a las modas y aprender rápidamente a utilizar aquello que gusta. Una red social funciona un día y al siguiente… ¿quién sabe?