E
l vídeo de esta semana viene con magia, no nos cansamos de verlo una y otra vez. Una historia de amor, una dulce voz con un bonito mensaje que no encuentra a su receptor. Igual de importante como el mensaje que queremos transmitir es el cómo lo transmitimos y lo hacemos llegar al corazón de las personas que queremos que nos escuchen.
Vale la pena que lo disfrutéis, porque en la vida, igual que en el vídeo, si logramos tener una buena comunicación, obtenemos los objetivos deseados.