Los que nos dedicamos al Social Media o a la Comunicación 2.0 estamos en un sector donde hay mucho inventado y mucho por inventar. Nada está escrito, pero todo el mundo sabe sobre el tema.

El fin de semana pasado, en un solo día mi sobrina pequeña me enseñaba una nueva función de una red social y por la tarde leía un artículo escrito por un “gurú 2.0” hablando sobre otra funcionalidad de la misma red social.[blocktext align=»right»]“Nunca hubo un sabio sin un deje de locura”, Aristóteles[/blocktext]Esta novedad nos ayuda a poder crear y soñar cómo realizar nuestras campañas, con unas normas básicas y mucha imaginación por medio para llegar a los objetivos marcados. No existe la verdad absoluta solamente existen consejos para encaminar tu idea hacia buen puerto.

¿Miedo al fracaso? Una palabra que no conocemos cuando somos niños e imaginamos que somos unos piratas, hacemos de un banco del parque un barco, de espada un palo (¡un paaaloooooo!)  y conseguimos que niños que no conocemos se unan a nuestra “locura”. En ese momento nos encontramos envueltos de muchos niños diferentes con un mismo fin, jugar a piratas como si nos conociéramos de toda la vida. ¿Te imaginas hacerlo de mayor? Seguramente nos daría miedo quedarnos jugando solos porque puede que la idea sea una “sin sentido”, o puede que sea una gran idea y que guste a los demás. Seguramente no haríamos nada y seguiríamos haciendo lo mismo que hicimos la última vez.[blocktext align=»left»]Creer en tus propios sueños para conseguir tus objetivos[/blocktext]El otro día tuve la suerte de poder asistir a una conferencia de Kilian Jornet, uno de los mejores deportistas del mundo. Una de las frases que más me impacto y ha motivado este artículo fue: “La gran ventaja que tienen los niños frente a los adultos es que se creen sus propios sueños”. Si él no creyera en sus propios sueños hubiera sido incapaz de conseguir  la cantidad de records y hazañas que lleva a sus espaldas. Sin creerse sus propios sueños no hubiera sido capaz de correr durante 38h seguidas o fulminar el antiguo récord de subida y bajada del Mont Blanc en 4h57min.

Soñar es arriesgado, pero es la única manera de llegar a objetivos más altos por caminos que nadie ha pasado antes. Nuestros lectores, clientes o usuarios están cansados de tanto de lo mismo, debemos arriesgar en la nueva era de la comunicación.