Un pequeño error en la organización de los ritos de la Bona Dea hizo a César divorciarse de Pompeya alegando que “LA MUJER DEL CÉSAR NO SÓLO DEBE SER HONRADA, SINO PARECERLO”. En el mundo de los negocios y de la marca personal pasa lo mismo “no sólo debes ser bueno, sino que los demás tienen que creérselo”.
Un error que no fue culpa de Pompeya sino más bien pericia del competidor del Cesar que se disfrazó de mujer y consiguió entrar en la Bona Dea, una fiesta exclusiva de las mujeres de la ciudad. Este hecho llegó a oídos del César que entró en cólera y celosía e hizo firmar su divorcio, aun a sabiendas que su mujer no tenía la culpa, pero no podía dejar que el senado pensara mal sobre su persona.

La comunicación minuto a minuto de las empresas favorece la reacción positiva frente a rumores o malos entendidos. Una buena gestión de crisis de imagen puede favorecer tu reputación (y viceversa).[blocktext align=»right»]«Hay que serlo y parecerlo»[/blocktext]Las redes sociales y toda la comunicación que podamos emitir desde nuestro cuore empresarial favorecerá que los demás sepan lo bueno que eres y qué es lo que haces. Exprésate y deja ver tu trabajo rutinario, empieza a ver todo lo extraordinario que haces día tras día de forma cotidiana.

Cuanto más alto sea el nivel de reputación, más fácil será gestionar pequeños o grandes errores que hayamos podido cometer o acciones que se nos imputen y no sean culpa nuestra.

Debemos salir de la burbuja tradicional en la que estamos metidos y abrirnos al campo 2.0.

Ahora más que nunca tenemos múltiples opciones para llegar allí dónde están nuestros potenciales lectores, clientes o consumidores. Identifica dónde están y deja la modestia de lado.

– Hazte una lista con todas las ventajas que tienes frente a tus competidores, apunta tus puntos fuertes y servicios especiales.

– Busca informaciones de interés sobre tu sector que pueda llamar la atención de tus lectores (curiosidades, noticias de interés, vídeos divertidos, recomendaciones,…)

– Planifica toda esta información en un calendario para no repetirte o avasallar con demasiada publicidad o información sin objetivo comercial. Recuerda que el porcentaje correcto de tuits publicitarios no debe superar 2 de cada 10 publicaciones.

– Tus redes sociales deben figurar en todos los documentos físicos que tenga la empresa y que se entreguen a clientes (facturas, publicidad, cuñas de radio, merchandising,…)

En redes sociales eres lo que escribes.