Hace un par de semanas el periodista Quim Domènech escribía en este mismo blog un interesante artículo sobre el periodismo y Twitter. Me llamó la atención su artículo porque decía que creía que en la actualidad se integraba la comunicación 2.0 en la mayoría de las asignaturas de la carrera de periodismo. Esto me hizo reflexionar sobre si realmente los profesores se están sabiendo adaptar a los cambios que se están produciendo.
[blocktext align=»left»]No debe ser fácil para muchos profesores veteranos adaptarse a los nuevos cambios en la comunicación[/blocktext]

Como estudiante he vivido los años de transición entre el periodismo tradicional y las nuevas formas de comunicación. Mi generación ha sido el conejito de indias de un sistema universitario que aún está tratando de adaptarse al plan Bolonia y a la vez a todos los cambios que está sufriendo esta profesión. Reconozco que no debe de ser fácil para aquellos profesores, entre ellos algunos periodistas veteranos, cambiar los contenidos de una materia que llevan años enseñando a través de un proyector de transparencias que todavía se encuentra en algunas aulas. Pero el periodismo actual es otro y exige muchos cambios en la forma de preparar a los futuros profesionales de la comunicación.

Pocos son los profesores que han sabido adaptarse a estas nuevas necesidades. Un par de ellos nos hicieron crear un blog o incluso llegamos a utilizar las redes sociales para una asignatura de márketing, pero creo que solo he tenido un profesor capaz de transmitirnos la importancia de la comunicación digital. Él nos decía que las paredes del aula donde nos encontrábamos no existían y para que eso pudiese ser factible no nos dejaba tomar apuntes.[blocktext align=»right»]Solo he tenido un profesor capaz de transmitirnos la importancia de la comunicación digital[/blocktext]De modo que lo único que quería que hiciéramos en sus clases era que tuiteáramos todo aquello que se decía utilizando un hashtag creado para la ocasión. De esta forma no solo conseguía que interactuáramos a través de Twitter sino que también nos estaba familiarizando con un uso más profesional y por consiguiente más responsable de las redes sociales.

Desde mi punto de vista, me parece bastante deficitario que en cuatro años de carrera sólo dos o tres profesores hayan sido capaces de adaptar la comunicación 2.0 en unos estudios que deberían ser los primeros en querer integrarla. Sin embargo hay que mencionar que eso no significa que las materias que no se han adaptado -por varias razones- no nos sirvan para nada. Es justo en estas asignaturas donde vamos a aprender que el periodismo es vocacional. Gracias a este valor tenemos una gran capacidad para observar nuestro alrededor, asimismo captamos y aprovechamos todas las oportunidades que nos da el 2.0. y así podemos mejorar nuestra profesión.

[miscellaneous type=»superscript»]*Montse Manén es estudiante de periodismo en la Universidad de Vic y tiene el blog Buscant Itaca[/miscellaneous]