Esta era la frase que recibía justo después de nuestra conferencia en el #Q500 de Barcelona. Gran mantra para aplicar en el mundo empresarial.

Si eres barato tienes que conseguir atraer a gran cantidad de clientes potenciales para que un porcentaje elevado te compre, de esta forma conseguirás compensar el poco margen que te queda con volúmenes de venta elevados y conseguir sobrepasar el punto objetivo marcado.

Si eres diferente todo cambia. Tu imagen de profesionalidad aumenta, tus clientes perciben un valor añadido mayor, mejor satisfacción y consigues una mayor fidelidad, todo esto sumado a tus márgenes más elevados.

Trabajar mejor, para un cliente más selecto y obtener una línea en el tiempo constante de beneficios.

Si haces lo mismo que los demás lucharás por un trozo de pastel donde comen demasiadas bocas. Crea tu pastel con más colores, formas y sabores. Diviértete creando nuevas propuestas para tus clientes y crea un servicio más fresco y diferente.

¿Cómo se consigue? Parando, observando y arriesgándose.

Controlemos a la competencia y seamos sinceros con nosotros mismos, ¿qué hacen mejor que nosotros? ¿Qué puedo mejorar de mi actual producto/servicio?

Ayúdate del marketing lateral y crea nuevos usos a tu producto o servicio. Observa otros sectores completamente diferentes al tuyo y aplica alguna acción, las propuestas de siempre de una empresa completamente diferente a la tuya pueden darte una gran idea y novedosa para tu sector. Usa la Gamificación y crea pequeños “juegos” para que la compra sea más divertida y consigamos retener más tiempo a nuestros clientes comprando.

Opciones hay, pero debemos encontrarlas.

Esta diferenciación debe llegar en primer lugar desde nuestro servicio/producto offline, pasar por todo el personal de la empresa y crecer hasta nuestra comunicación online. Cada peldaño debe incluir un pequeño destello de originalidad, no podemos hacer por hacer ni una tarea, todas pensadas y con un fin. No seas conformista y despeja tu mente, para hacer cosas diferentes debemos pensar diferente.

La gran lacra para avanzar son frases como: “Siempre lo hemos hecho así” “Todas las demás empresas lo hacen, será por algo, ¿no?” “Yo ya no estoy para cambios”,…

Si haces lo mismo de siempre conseguirás los mismos resultados de siempre. Si haces lo mismo que tu competencia llegarás a la misma clientela que ellos, entrarás en una pelea que solamente ganarás bajando precios, ¿te compensa?