Cada semana en el podcast de #CaviarOnline os explicamos las últimas novedades en redes sociales y nos damos cuenta que hay mucho movimiento, todas se copian y algunas se alejan de sus inicios para ser más atractivas para sus usuarios. Hoy he intentado resumir el punto exacto dónde están cada una de ellas.

Ahora parece que todas las redes sociales quieren parecerse a Snapchat, la plataforma que los Millenials desean. Y como ahora está de moda gustar a los Millenials, todos a copiar a la red social del fantasma y el color amarillo.

Paradójicamente, Snapchat no consigue ser rentable. Su estructura tan personal y tan directa, deja poco margen para introducir aquello que realmente da dinero a las redes sociales gratuitas, la publicidad.

Todos copian a quien no se gana la vida pero mola mogollón para el target de consumidores que todos quieren conquistar. Y para ello, ha decidido abandonar su esencia y empezar con cambios que darán mucho que hablar entre sus actuales usuarios, los más destacados son:

  • introducir videos publicitarios antes de los snaps de tus amigos (intrusivo total)
  • mejorar la usabilidad y visibilidad de las marcas (ya ha empezado)
  • mejorar las estadísticas (está en ello)
  • tener un archivo de tus anteriores snaps. Esta última es un misil directo al cuore de la plataforma, imágenes efímeras para #divertimento de tus amigos.

Pero Snapchat se enfrenta a otra amenaza, hasta ahora solo era conocida y entendida por los más jóvenes del 2.0 y los adultos la ignoraban. Actualmente, todo el mundo habla de Snapchat y ello ha llamado la atención de los adultos que se están poniendo las pilas, empiezan a entender de que va esto de los snaps, les divierte y se quedan. Pero ya se sabe, donde se divierten los adultos los millenials no quieren estar.

Esto mismo le está pasando a Facebook, cada vez la media de edad va en aumento y los jóvenes que publicaban y daban likes a diestro y siniestro ya no lo hacen. Los adultos son más prudentes a la hora de mostrar sus gustos y precavidos en introducir sus datos personales. Y Facebook sin datos, sufre.

Pero de Facebook da absolutamente igual que digamos que tiene problemas, a conseguido que todos nuestros amigos tengan un perfil y ser un punto de cotilleo para saber de sus vidas. Debes estar si no quieres perderte nada.

Aún con menos “likes” que antes, menos interacción y menos #BigData para sus segmentaciones, sigue siendo la reina de los datos. Juega en otra liga y sigue estando muy por encima de cualquier otra en conocimiento de sus usuarios. No existe lugar en el mundo que cada 1€ invertido tenga tanto acierto. A más segmentación, más acierto pero menos alcance.

En Facebook debemos estar, punto.

Hace un año, quizá menos, se dijo que el ascenso de Instagram pronosticaba un terremoto en Facebook. Se había acabado las parrafadas y ahora la gente quería una foto con filtros, unos cuantos hashtags y muy poco texto. Pero nada más lejos de la realidad. Pero por si las moscas…Facebook compró Instagram.

Instagram tiene un problema parecido a Snapchat, no consigue introducir publicidad de forma natural. Su sencillez es su gran virtud pero su gran barrera, en pantalla tenemos 1 o 2 imágenes y destaca demasiado si una de ellas es publi. Pero aun así, no le ha quedado más remedio que hacerlo.

Instagram no morirá, es sencilla y rápida de checkear, pero no será aquello que un día dijeron que sería.

Y llegamos a Twitter, información e inmediatez. Ha conseguido otro modelo de red social, se aleja de lo íntimo y se concentra en aquello que quieres comunicar: ideas, quejas, ocurrencias, noticias,… todo menos arriesgado, menos íntimo y más eximo. Todo más pensado.

Podríamos llegar a decir que Twitter es la única con verdadera utilidad huyendo de la frivolidad y el divertimento, que si quieres también lo encuentras. La única que los amigos de “verdad” no importan y lo que importa es la persona y sus pensamientos y ocurrencias. En mi caso, no sigo a mis amigos, los tengo en una lista llamada “amigos” y de vez en cuando miro a ver que tal y que hacen. Mis otras listas, las que leo y aprendo, si te sigo en una lista es porque me importa lo que vas a decir, ya sea sobre comunicación, marketing, humor, ciencia, deportes,… Yo elijo aquello que quiero leer.

Por esta firmeza de idea de negocio creo que Twitter está por encima de modas.

Además, ahora está haciendo movimientos para ser el gran canal de comunicación de las empresas, incluyendo índices de respuesta, valoraciones y mejorando la usabilidad para contestar y gestionar aquello que tus seguidores dicen de ti.

Google Plus… seré breve. En algún podcast de #CaviarOnline hemos dicho que Google Plus era el hijo tonto del jefe que todos trataban bien por ser quien era pero que a nadie caía bien y todos, excepto su padre, veía que eso no iba ni para adelante ni para atrás. Pues bien, el padre ya se ha dado cuenta y por fin ya no nos obliga llevarnos tan bien. De todas formas sigue siendo el hijo del jefe y debemos hacerles carantoñas actualizándolo, como mínimo, con las entradas que tenemos en nuestro blog y así ganar un poco de posicionamiento.

Y por último, la red social que más asentada está y más potencial creo que puede llegar a tener: Linkedin. Ya he comentado en varias ocasiones que es un monstruo lento y dormido, con miles de posibles oportunidades para alcanzar pero sin explotar. Ahora que la ha comprado Microsoft vaticino muchos cambios para finales de año.

Os imagináis un Linkedin:

  • Con valoraciones reales de profesionales
  • Base de datos con CV de perfiles profesionales no cualificados
  • Abanico 100% de ofertas de trabajo, desde un operario a un directivo.
  • Posibilidad de gestión de documentos y proyectos
  • Conseguir que las tarjetas de visita que se reparten se sustituyan con un follow en Linkedin.