Este agosto estoy haciendo un intensivo de #TikTok.

Recomiendo a todos hacer lo mismo y visitar esta red social para ver cómo son y actúan las generaciones más jóvenes. Entender que les divierte, que les mueve a compartir y ver cómo son en la intimidad de sus habitaciones o en la calle con sus amigos.

Una generación que descaradamente busca el reconocimiento de los demás. Sin tapujos. Que les gusta triunfar con sus creaciones.

Además, me lo estoy pasando bien. Contenido de calidad en pequeñas dosis (en la mayoría de los casos) y creaciones con mucho trabajo detrás.

Si eres Community Manager o trabajas en un departamento de Marketing… ya tardas en entrar y hacerte un perfil. Descubrirás un mundo divertido, sorprendente y te abrirá la mente para crear estrategias a largo plazo para ejecutar acciones a corto para una futura generación que no tardará en llegar al mercado como cliente y no solo como consumidor.

Estamos delante de una generación impaciente que necesita sentir “emociones” delante de un contenido para conectar con la marca. No saben aburrirse y su tiempo es oro, 5 segundos es una eternidad, no hacer nada no es una opción. Comprar y compartir #experiencias les renta y es un must.

Además, su intimidad se ha reducido. Ahora quieren mostrar aquello que hacen, fotografiar o grabar aquello que compran desde un buen ángulo, contexto y luz. Las opiniones de sus amigos cuentan.

Pero si no tienes nada que ver con la empresa y “solamente” eres madre o padre… ¡ya tardas!

Perder el miedo a lo desconocido es el primer paso para no demonizar a la red social. Os aseguro que TikTok bien usado es una herramienta fascinante para que los niños o adolescentes aprendan a editar, a crear guiones, a moverse, a interactuar y, al final, entender que todo cuesta un esfuerzo.

Actualmente los niños quieren ser Influencers o Youtubers porque les parece que están en una vida entre festivales, fiestas, regalos y likes. Pero deben entender que detrás de cada vídeo hay una idea, folios escritos, horas de trabajo y presión por crear contenido de calidad y que guste a los seguidores. Si quieren ser creadores de contenido deben saber que hay más allá de la fama… trabajo y esfuerzo.

Nunca en la historia habíamos tenido una herramienta tan fácil para ver el comportamiento de los jóvenes. Si somos inteligentes y analizamos su contenido lograremos sacar conclusiones e ideas muy interesantes y conocer a nuestros hijos, clientes o consumidores.