En España hay 4.625 audímetros que miden la audiencia de televisión cada día. De ellos depende que miles de millones de euros se inviertan en publicidad o que programas de televisión duren una semana o se alarguen años y años.

Todo dependiendo de 4.625 familias que cada vez que encienden la televisión tienen que indicar cuánta gente está enfrente de la pantalla y qué canal están viendo. Y utilizar una combinación de teclas cuando se cambie de canal.

Queramos o no esta era hasta hace poco la única referencia que teníamos todos para valorar el éxito o fracaso de los programas de televisión. Y digo «era» porque, afortunadamente, gracias a las redes sociales tenemos otra vía para conocer la repercusión de un programa. Por eso cada vez estamos más acostumbrados a ver la importancia que le dan a Twitter dejando incluso durante toda la emisión un hashtag sobreimpresionado en la pantalla.

Y quién se encarga de recontar todas las menciones y tuits que está teniendo un programa en directo es Tuitele. Y tienen una aplicación para smartphones muy interesante en la que puedes ver en tiempo real qué programa tiene más repercusión en Twitter, es decir, tiene más Share Social.

Y un interesante ejercicio es comparar ambas audiencias, el share social con el share de toda la vida. Y sorprenderse al ver que no siempre coinciden. ¿Público diferente? ¿Los más de 4.000 audimetros no son representativos?