En cualquier campaña de comunicación ya sea online o offline, como en la vida, lo importante es creer en aquello que estamos haciendo. Si nosotros no tenemos fe en nuestro producto, será difícil intentar convencer al resto. Ya sea un producto físico o un servicio siempre debemos tener claro que debe centrar nuestra atención.

Hay dos enemigos catastróficos para cualquier situación profesional e incluso vital: el pesimismo y el conformismo. Nos perjudican y nos alejan de nuestros objetivos. Nuestra actitud siempre debe ser positiva. Pero evidentemente no es fácil.

Es por ello que existen ejemplos a los que aferrarse y discursos a los que sumarse que nos ayuden a alejar esos malos pensamientos. La motivación es la clave en este tipo de situaciones. Encontrar una fuerza amiga para superar las adversidades con una sonrisa en el rostro y energía renovada.

Uno de los grandes ejemplos de todo ello es el discurso que realizó Steve Jobs en la Universidad de Stanford en 2005. Un relato lleno de vitalidad y fuerza que ha pasado a la historia, al igual que su protagonista del que se ha estrenado una película con su nombre hace menos de un año.

Pues bien, el que hace el papel de Steve Jobs en el film con el mismo nombre es el actor estadounidense Ashton Kutcher que recibió hace algunos meses el premio Teen Choice al mejor actor del año. Son unos premios que otorga el Canal Fox con los votos mayoritariamente adolescentes. Y a la hora de recogerlo, Kutcher hizo un discurso breve, conciso, motivador, elegante y seguramente muy inspirado en su papel como Steve Jobs en la película.

Un discurso que os invitamos a escuchar y a disfrutarlo.