En el mundo online hay 3 conceptos que debemos tener muy claros, diferenciarlos y tener consciencia de su existencia. Son la base de la marca personal y a partir de ahí podemos alcanzar cualquier objetivo. Estos conceptos son: intimidad, eximidad y reputación online.

Intimidad

 

Zona íntima y reservada de una persona o de un grupo

Es aquello íntimo. De lo que sólo tenemos constancia nosotros, los que formamos parte de ello. Nadie más. Por ejemplo si vamos a cenar con nuestra pareja, aquello forma parte de la intimidad. Es el momento de nosotros dos y nadie más. Eso es la intimidad.

Eximidad

 

“Zona personal en la que mostramos mediante texto o imágenes aspectos íntimos intencionadamente

Es aquello que queremos que deje de ser íntimo para compartirlo. Nosotros escogemos que queremos que nuestro entorno de amigos o profesional sepa qué estamos haciendo. Por ejemplo si en esa misma cena con nuestra pareja decidimos hacernos un selfie y subirlo a nuestras redes sociales. En ese momento la intimidad se transforma en eximidad. Pero porque hemos sido nosotros los que lo hemos elegido. Y aquí es la gran estrategia del mundo online. Debemos ser conscientes de cuando nos interesa convertir la intimidad en eximidad. Y ver si cuadra con el perfil que queremos ofrecer a nuestra audiencia. Pero ya no vale pensar que esta foto sólo la verán mis amigos y esta otra mi entorno profesional. Ambas audiencias se han mezclado, y sobre todo debemos tener claro que de todo aquello que decidimos que forma parte de nuestra eximidad ya no tenemos el control. Ahora lo pueden ver nuestros amigos, y los amigos de nuestros amigos. Una vez la decisión está tomada, ya no hay marcha atrás. Por lo tanto antes de dar el paso a la eximidad debemos valorar si suma, si es fiel a nuestra marca personal, qué nos aporta, etc.

 

Reputación Online

 

Prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo en el online

Es aquello que dicen de nosotros en la red. Una parte lo decimos nosotros mismos gracias a la eximidad. Pero otra no depende de nosotros. En el ejemplo de la cena con nuestra pareja, sería si la mesa del lado hace una foto y la cuelga en sus redes diciendo que nosotros estamos cenando a su lado. Nos han quitado la intimidad, no hemos escogido esa eximidad y afecta directamente a nuestra reputación online. Dicho de otra manera, aquella eximidad que nosotros no escogemos. Pero existe y hay que controlar y tener en cuenta. Debemos monitorizarla, estar pendiente y en caso de que sea negativa minimizarla. Ya sea porque ataca a nuestra marca personal o, mucho más grave, a nuestra empresa o negocio.

 

No puedes empezar a trabajar en ninguna estrategia online si no tienes claros estos tres conceptos que son absolutamente imprescindibles para entender cómo funciona este mundo.