Una de las situaciones más habituales que nos encontramos cuando alguien nos pide un plan de comunicación es aparecer en los medios. Quieren repercusión y preguntan cuál es la mejor manera para que les hagan una entrevista o un reportaje. Y ahí es donde nosotros intentamos reconducir la situación y hacerles ver que esto ha cambiado.

Nos hablan de ruedas de prensa, comunicados, notas de prensa, etc. Pero antes de todo esto debemos diferenciar muy claro entre dos conceptos: los medios propios y los medios ajenos. Este es el primer paso que debemos dar en cualquier plan de comunicación sea cual sea nuestra marca o empresa.

Porque no podemos llamar a la puerta de otros para que publiquen o se hagan eco de noticias que nosotros mismos no les estamos dando importancia. Por lo tanto primero hay que cuidar nuestra casa, antes de ir a la de los otros, es decir: primero debemos preocuparnos de nuestros propios medios.

Hoy en día vivimos en una situación donde el mundo 2.0 ha conseguido que cada empresa o marca tenga sus propios medios: página web, redes sociales, newsletter… Podemos y debemos crear nuestra propia comunidad y generar nuestro propio contenido. Tener un apartado de blog o noticias en nuestra web, tenerlo actualizado, generar información, ya sea directa de la empresa o de temática relacionada que atraiga tráfico a nuestra web. Compartir este contenido a través de redes sociales, difundirlo a través de una newsletter de seguidores previamente interesados y registrados.

Y a partir de este momento ya podemos buscar fuera que los medios quieran hacerse eco de nosotros. Una vez tenemos los medios propios funcionando ya podemos llamar a la puerta de los medios ajenos. Ya sean online u offline. Tradicionales, generalistas o específicos. Pero siempre debemos ir con una historia o un contexto. Es decir, no queramos que nos entrevisten por el producto que tenemos o que nos hagan un reportaje de nuestro último modelo. Porque nos dirán que para hacer publicidad gratis, que la paguemos.

Al contrario, démosles una buena historia. Todos los medios necesitan contenido para salir cada día o semana, cada informativo o magazine. Pero debe ser contenido de calidad y sobre todo interesante para la audiencia. Creamos una buena historia al respecto: una acción con una causa benéfica, un acuerdo que beneficiará a los consumidores, un premio ganado o incluso organizado por nosotros mismos, etc.

Y una vez lo tengamos, no convoquemos a la prensa. Cuesta mucho movilizarlos. A no ser que sea un acto muy atractivo y con un plus importante (una conferencia, tertulia, mesa redonda, concurso, etc.) el periodista no necesita desplazarse. Lo que le puedas contar se lo puedes mandar en una nota, acompañada de fotos o de vídeos. Y lógicamente con toda la información que quiera que encontrará en nuestra página web o en nuestras redes sociales.

Porque evidentemente tendremos nuestros medios propios a disposición de los medios ajenos. Y si ven que nosotros le damos importancia es más probable que ellos también se la den.