Internet es maravilloso, podemos compartir y conectar con personas más afines a ti o con intereses comunes. Hemos conseguido eliminar las distancias y crear redes profesionales a nivel mundial con una gran cercanía para el trabajo en equipo, todo ello gracias a las herramientas actuales de comunicación.

¿Conocéis la teoría de los 6 grados de separación entre dos personas cualquiera?

Para los que no la conozcáis, existen infinidad de estudios que revelan que entre dos individuos al azar habrá de promedio 5 personas entre ellas dos. Es decir podemos llegar a cualquier persona del mundo con un máximo de cinco contactos: si yo conozco una persona, que conoce una persona, que conoce a otra persona, que puede presentar o poner en contacto otra persona que a su vez tiene el contacto de otra persona que tiene el teléfono, por ejemplo, de Barack Obama.

Hasta ahora esto era así, una estadística contundente para hablar de las relaciones interpersonales. Pero, ¿qué pasa cuando le añadimos los nuevos avances de la comunicación?

La respuesta es aún más sorpresiva, con las redes sociales la teoría de los 6 grados de separación se reduce a 3,25. Es decir, en este momento yo tengo un contacto mediante redes sociales que conoce otra persona que se sigue a otra persona que puede darme el mismo teléfono de Barack Obama. Nos hemos ahorrado casi 2 personas aumentando nuestra red de contactos.

¿¡Qué empresa, marca o profesional quiere prescindir de estar a 3,25 pasos de cualquier cliente o lector potencial del mundo¡? En serio, ¿hay algún empresario que se atreva a no tener redes sociales? Como ya dijimos en #CaviarOnline33, toda empresa DEBE tener como mínimo una página de Linkedin (si es posible sus trabajadores también), una página de Facebook y, según la tipología y sector, también podemos añadir Twitter o Instagram; con estas redes sociales y un buen uso de ellas podremos llegar a millones y millones de contactos potencialmente interesantes para nuestro objetivo, sea el que sea.

Y por este mismo motivo, cualquier persona del mundo también puede contactar contigo en tan solo 2,25 pasos, y para ello debemos estar preparados. Debemos tener una imagen fuerte y dirigida hacia nuestro propósito por si alguien interesante se le ocurre tirar del hilo y llegar hasta nosotros. Seamos leones aunque nuestra marca o empresa sea un simple y adorable gatito, no mintamos, pero potenciemos aquello que somos y hacemos bien.