La mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos, Philip Kotler

Hoy en día las nuevas tecnologías y el talento de muchos de nuestros jóvenes, facilita la puesta en marcha de un negocio con pocos recursos. Pero ¿me funcionará mi empresa si no dispongo de grandes cantidades de dinero para invertir en publicidad?

Las empresas de éxito nacidas en el siglo XXI se focalizan en la mejora de las experiencias de los clientes. Un cliente satisfecho genera mucha más confianza que cualquier otro tipo de comunicación. ¿Pero cómo conseguiremos clientes más satisfechos?

Por un lado, se debe ofrecer un producto o servicio que necesite el mercado, escuchando a los clientes desde el principio para pivotar nuestra primera idea inicial, y acabar ofreciendo lo que ellos necesitan y no lo que nosotros creemos que necesitan.

Por el otro, las empresas deben establecer una comunicación con el cliente transparente, sabiendo que hoy en día ésta es bidireccional, y establecer canales ágiles y directos, alineados con los procesos internos, para dar respuesta a sus demandas. Nuestra idea de negocio debe evolucionar con la cocreación que aporten nuestros clientes.

 

Ejemplos de startups que generan mucho impacto con pocos recursos

 

      • Un ejemplo es el de la startup La Communitat con su magazine interactivo y gratuito para tablets Unbreak, que en menos de un año de vida, se sitúan líderes en 18 países. Disponer de un producto innovador y la colaboración de actores, deportistas y famosos, dos de sus claves del éxito.

 

      • Otro ejemplo lo encontramos en la empresa Wikiloc, premiada entre otros por Google y National Geographic. Ofrecen rutas al aire libre a pie, en bici y otras, creadas por la comunidad y disponibles en todo el mundo. Actualmente cuentan ya con 900.000 usuarios y más de 1,7 millones de rutas i 2,8 millones de fotografías. Un buen ejemplo de saber detectar una necesidad del mercado y focalizar el trabajo en la mejora constante del producto.

 

      • Finalmente, otro ejemplo muy diferente y digno de análisis, es el de la primera cooperativa de energía verde Som Energia -donde no se invierte en publicidad tradicional y la gestión y comunicación se realiza vía web-, que ha conseguido captar más de 10.000 socios y abonados en menos de tres años de vida. El saber crear un servicio diferente y sin los errores de las compañías eléctricas tradicionales, ha conllevado a unos clientes muy satisfechos, que con su boca a boca difunden también con fuerza la iniciativa.

La nueva era digital ya ha llegado. Y está para quedarse.

 

      [miscellaneous type=”superscript”]Àlex Brossa es Innovation business developer en el

Parc Científic i Tecnològic de la UdG

      [/miscellaneous]