Hace tiempo que Facebook y sus redes sociales han decidido ser las únicas superviviente de los Juegos del Hambre en redes sociales, ¡Facebook&Co quiere ser LA red social por excelencia!

Tanto he criticado la política de cajón de sastre que emplea en su red principal como alago su “humildad” para dejar triunfar y hacer las cosas de forma exquisita a su otro diamante cada vez menos en bruto y más brillante, Instagram.

Vemos en cada actualización de Instagram que es capaz de introducir grandes novedades y servicios de forma sencilla. Con Instagram, Mark ha plantado cara y ganado a Pinterest, ha hecho canibalismo grupal con Facebook, destrozado a Sanpchat, utilizado Musica.ly y ahora va, de forma descarada, y quiere golpear y adelantar a la segunda red social con más número de usuarios: Youtube.

De hecho, las únicas 2 redes sociales que se salvan de la ira de Mark y, de momento, son Twitter y Linkedin. ¿Tiempo al tiempo?

Actualmente podría vivir solo con Instgram (cotilleo e imágenes), Twitter (información) y Linkedin (trabajo)

Mark no es la primera vez que quiere camelar a los Youtubers y aspira a ser el canal de recursos media en las empresas. Lo intentó con una primera ronda de incitaciones con un algoritmo que potenciaba el posicionamiento gracias al vídeo.

En palabras de directivos de la red social después de tal estrategia: “Queremos ser una plataforma donde el vídeo sea el reclamo principal”.

Pero tuvo un primer problema, los muros se llenaban de vídeos (lógico) y la esencia se perdía y los usuarios ofrecían algo de rechazo a interaccionar entre ellos.

Luego, testeó un apartado especial donde se quería ubicar todos los vídeos, una especie de subred social… pero también fracasó y tampoco se globalizó esta «nueva» opción.

Pero no se rindió y a la tercera va la vencida. Se ha dado cuenta que todo lo que toca Instagram se convierte en oro, por este motivo trasladó sus intentos a esta red social y ha creado IGTV.

Para celebrar los 1.000 millones de usuarios activos en Instagram (Youtube tiene 1.500M),  se ha “inventado” una opción para que todos sus usuarios puedan ser “Videogramers”, tener su canal de vídeo largo sin cambiar de aplicación. Podemos publicar vídeos de hasta 1 hora en formato vertical.

Las bondades son fáciles de apreciar, pero…

¿cuáles son las barreras que debe superar IGTV para batir a Youtube?

 

Bajo mi punto de vista tiene dos grandes puntos débiles (pero solventables): monetizar y la usabilidad.

En primer lugar, actualmente en Instagram la única forma de ganar dinero es con el patrocinio “indirecto” de contenido. Marcas que pagan a influencers o micro-influencers para que hablen o muestren sus productos.

En Youtube solo los visionados ya dan dinero, además del patrocinio de contenido igual que Instagram. Pero ahora se han sacado de la manga, seguramente para competir contra IGTV, una nueva opción para remunerar a sus usuarios más activos: una suscripción que permite a los suscritos a un canal pagar por tener contenido extra, stickers y más divertimentos de tus youtubers favoritos.

La segunda barrera, es la poca usabilidad de esta nueva función y de su app. Ahora que los «Videogramers» tienen pocos vídeos no es un problema, cuando estos tengan cientos de ellos… veo complicado mantener esta forma de presentar los “canales” y sus vídeos en carrusel.

Quizás la fórmula perfecta es mantener el IGTV como formato stories largos en la app tradicional y crear una copia de Youtube en la app especial que han creado y que ya puedes descargarte en Android e iOS.

En conclusión, el equipo de Instagram ha demostrado, una vez más, que está en estado de gracia y toda novedad que presenta lo hace bien y con éxito. Si consigue hacer más amena y clara la presentación de los nuevos canales y hacer ganar dinero a sus usuarios, Youtube lo va a tener muy complicado para mantener su segundo puesto y el reinado del vídeo.