Ya no existen diferencias entre el online y el offline. Se mezclan, se enlazan, deben convivir. Una política de comunicación no debe contemplar los dos ámbitos. Se necesitan y deben ser tratados por igual. Sino, están condenados al fracaso.

Y el eje de toda campaña de comunicación es la página web. No se entiende nada sin su referencia en la red. Si convocamos una rueda de prensa por ejemplo, aunque sea offline en una sala física, la convocatoria será por mail y el periodista buscará información para llegar a la rueda de prensa documentado a través de la página web.

Debe ser el punto de encuentro de todo. De las redes sociales, de los comunicados, de la actualidad, de la agenda de actividades, de los eventos. Y como tal debe ser práctica, elegante, sencilla y efectiva.

Vamos a partir de la base que toda campaña, negocio o marca debe tener una página web. No se entiende en pleno siglo XXI que no se esté en la red con su respectiva página. Pero además no vale cualquiera. Debe ser moderna, actualizada y sobre todo responsive, es decir, adaptable a los dispositivos móviles.

Y no os dejéis engañar y que os cobren un auténtico pastizal por una página web. Si no queréis nada especial o del otro mundo os sirve un diseño a través de una plantilla de wordpress. Se pueden hacer auténticas maravillas. Pero sobre todo páginas que sean fáciles de navegar y con contenidos claros y directos. Sin muchas imágenes que ralenticen la carga ni exceso de información que distraiga al visitante.

Un ejemplo claro del tipo de página web que se lleva hoy en día es Apple. Fondo blanco, sin muchas pretensiones, con imágenes claras, contundentes e impactantes y con una navegación absolutamente práctica.

Por lo tanto, cualquier proyecto que se tenga hoy en día online y offline debe ir acompañado de una buena página web. Y para que sea buena puede ser suficiente una plantilla de wordpress bien adaptada y con los contenidos suficientes y trabajados.