Después de leer el artículo de Enrique Dans sobre publicidad online, aún coge más fuerza la teoría que la publicidad que únicamente se dedica a publicitar un producto o servicio tiende a morir en el mundo online.

Una persona recibe 3.000 impactos publicitarios de media al día, una cantidad totalmente desproporcionada si queremos una tasa de recuerdo aceptable. Por este motivo debemos intentar sobresalir sobre el típico anuncio que anuncia.

Vender una experiencia, contar una historia, resolver las dudas del posible consumidor, ofrecer valor añadido, originalidad en el soporte, interacción,… y no conformarse con lo que siempre se ha venido haciendo. Porque las cosas, por mucho que se hagan una y otra vez de la misma manera, llega un momento que dejan de ser efectivas (si es que alguna vez lo fueron). Preguntarse “por qué” cada vez que realizamos una nueva acción nos puede ayudar a evolucionar y acercarnos a la realidad del mercado.

El contenido se apodera de todos los elementos de comunicación comercial, Google ha conseguido que la información esté en nuestro bolsillo y que los consumidores o compradores quieran estar informados “ya” y “ahora”. Con un click puedo saber características y precios de toda la competencia. Si no lo encuentro no me fío.

¿Sinceramente crees que tu cliente quiere ver un banner que se sobrepone a una noticia que quiere leer y no le dejas? ¿Lo va a mirar con buenos ojos? ¡Él no lo ha pedido!

banner

¿Tiene algún sentido llenar una noticia con banners publicitarios? Serán muy vistos pero…¿efectivos?

banner 2

En definitiva, no hagas las cosas porque siempre se han hecho así. Mira a tu alrededor y fíjate que las cosas han cambiado, que los consumidores se informan por otros canales, las necesidades son más concretas y la globalidad nos hace ser más exigentes. Parte desde 0 en todo aquello que llevas años haciendo.

La publicidad necesita ser original y arriesgada, llena de contenido y pensada por y para nuestro público objetivo. “Lo de siempre” ya no funciona.

mcdonals paso de cebra