Un producto, idea, negocio o marca si no lo damos a conocer, no sirve de nada.

Hace 10 años nuestras fuentes de información eran los medios de comunicación, plataformas caras y, en ocasiones, exclusivas o de difícil acceso. También, si nuestro trabajo era bueno y nuestro trato exquisito, podíamos confiar en el boca a boca, una opción lenta pero efectiva.

Ahora tenemos una herramienta extraordinaria para crear ruido y darnos a conocer: ¡las Redes Sociales!

El canal ha cambiado (mucho) pero la forma de hacer, el mensaje y la promoción deben tener la misma base que el marketing tradicional.

No olvidemos aquello que aprendimos para aplicarlo a los nuevos tiempos.

Hoy vamos a fijarnos en las 4P del Marketing (producto, distribución, precio y promoción) aplicadas al nuevo entorno 2.0.

Existen miles de variables a las clásicas 4P’s pero estas son las básicas dónde sustentamos cualquier estrategia. Construye una base sólida y la torre crecerá fuerte:

  • Producto: ¿Quiénes somos? Tenemos que vendernos. Saber aquello que tenemos entre manos es esencial para saber luego qué diremos.
  • Punto de comunicación: ¿Qué y cómo lo diremos? Una vez ya nos conocemos debemos tener muy claro a quién nos queremos dirigir, quién será el receptor de nuestra comunicación. Una vez sepamos quién nos leerá deberemos pensar dónde podemos encontrarlos, en qué Red Social será más fácil conectar con ellos y cómo nos leerá.
  • Precio a pagar por comunicar: El precio a pagar por comunicar puede salir del esfuerzo interno (tiempo/dinero) o la contratación de un externo (dinero). Debemos ser conscientes que la comunicación con nuestros clientes debe ser bidireccional. No es aceptable que tus clientes te hablen y tu sigas con tu monólogo comercial sin responder y dar soluciones a sus necesidades. Si estás en las Redes Sociales debes jugar con sus reglas, aceptar que tus seguidores están sentados al otro lado y es imposible obviarles.
  • Promoción: ¡Ojo con este punto! Cada post, tuit, pint, tiktok o cualquier información subida a la Red debe ser con una intención comercial o de imagen. Subir por subir no tiene sentido y molesta a nuestra audiencia.
    Promociónate pensando en ellos, no en ti.