[dropcaps]Está muy bien tener Twitter y Facebook a nivel de usuario, para contar nuestras cosas, subir fotos divertidas, explicar lo bien que lo pasamos por vacaciones o poder escribir directamente a la celebrity que vemos por televisión.[/dropcaps]

Pero si tienes una empresa nuestro punto de vista debe variar. Y no ver las redes como una plataforma de comunicación sino como un [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]altavoz potente[/textmarker] para conseguir mandar todo el tráfico posible a nuestra web.

Una de las primeras cosas que debemos tener claras es que los seguidores no son nuestros, son de las propias redes. Es decir, puedes tener 50.000 followers en Twitter pero no los controlas tú, sino la red del pajarito: quienes son, sus mails, sus contactos, etc. Y lo mismo pasa con los “me gusta” de Facebook, que casi no tienes ni opción de saber quiénes son.

Por lo tanto, a nivel profesional, debemos aprovecharnos del altavoz de las redes sociales. Usarlas como [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]red física de pesca[/textmarker] para atraer a todos los usuarios a nuestros dominios, a nuestra página. Generar tráfico y que se queden navegando en nuestra web.

Para ello debemos tener claro nuestros tuits y posts, que contengan un enlace atractivo y una vez más cuidar mucho el contenido para que resulto lo suficientemente seductor para que el usuario clique en él y llegue a nuestro territorio. Y como la mayoría de gente usa las redes sociales a través del Smartphone debemos tener muy en cuenta que nuestro sitio web debe ser responsive, es decir, que se adapte perfectamente a los dispositivos móviles.

Y para perfeccionarlo más todavía, una vez lleguen a nuestro post, debemos tener un caza mails. Es decir, la opción de que puedan suscribirse a nuestra página web dejando su correo electrónico. Porque en ese momento habremos conseguido [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]transformar un seguidor nuestro en las redes sociales en un seguidor nuestro real[/textmarker]. Que ya podemos comunicarnos directamente, sin intermediarios.

Una vez tenemos su correo, y sin abusar, podemos mandarle ofertas, promociones, felicitaciones, descuentos, o incluso una Newsletter con todas nuestras novedades juntas. Y es que sin duda, el boletín de noticias o Newsletter es una de las mejores vías para tener contacto directo e interacción con nuestros visitantes o seguidores que, no nos engañemos, queremos convertir en clientes. Pero de esto, hablaremos otro día.