1.- La semana pasada leía un artículo donde una madre criticaba al colegio de su hijo por haberle abierto un blog personal. Apelando a la protección de los datos del menor y a la creencia que los niños deben alejarse de las redes sociales porque deben aprender a relacionarse cara a cara.

2.- Este fin de semana un gran amigo mío y mejor profesor me argumentaba todo lo contrario. Gracias a las redes sociales y los blogs es capaz de crear un ambiente de trabajo más motivador y propicio para el aprendizaje.

 

La comunicación online es una herramienta tan poderosa e importante que debe saberse gestionar desde pequeños y esto implica que la enseñanza debe incorporar elementos online para favorecer el aprendizaje según las edades.

Este amigo-profesor ha creado un blog personal para cada niño en la asignatura de matemáticas. Cada niño tiene la “libertad” controlada de mantener actualizado su espacio en la red con estudios realizados por él mismo, curiosidades o noticias sobre matemáticas.

¿A qué velocidad iba el disapro de Neymar en el gol de falta del fin de semana pasado? El niño debe ingeniárselas para buscar la mejor imagen del gol, saber a cuánto estaba la pelota de la portería, averiguar cómo contar el tiempo transcurrido y encontrar la fórmula de la velocidad. Y lo mejor de todo, ¡luego podrá ir a sus amigos y “chulear” de datos matemáticos conseguidos por él! LAS MATEMÁTICAS PUEDEN SER COOL.

Seguro que si me hubieran enseñado así ahora me acordaría de esa maldita fórmula de memoria…

Además, aprenden a mantener su marca personal actualizada y crear contenido original y atractivo para sus amigos.

Gracias a Google ya no es tan importante memorizar como saber encontrar y procesar.

De igual manera los niños deben aprender a gestionar su imagen online, igual que aprenden a gestionarla offline. Cada minuto jugando con sus amigos es un punto más o menos para su imagen personal offline.

Debemos hablarles de las grandes virtudes de conectarse con los amigos hechos durante el verano o de la cantidad de información que se pueden encontrar en la red. Pero también, informarles y demostrarles que en la red, como en la vida real, también hay peligros. Hace años mi madre siempre me hablaba de un hombre que repartía caramelos en la puerta del colegio o me alertaba que a tal hora debía estar en casa porque se hacía de noche. Ahora los peligros son otros, nosotros debemos conocerlos y ellos también deben ser conscientes.

No podemos alejar a nuestros hijos de una realidad que nosotros podemos desconocer, la comunicación global existe. En vez de prohibir debemos educar.

tecnologia niño

En conclusión, la escuela es el sitio perfecto para aprender a utilizar estas nuevas herramientas de trabajo y sociabilización, pero en casa se debe enseñar las pautas de comportamientos  para utilizar estos nuevos avances. Un combinado educativo que debe estar engrasado y moverse en la misma línea. Los centros educativos deben procurar ofrecer charlas e indicaciones para los padres que pueden estar alejados de esta nueva realidad.