[dropcaps]La evolución de los medios de comunicación es un tema que me apasiona y a la vez me genera grandes contradicciones. En el fondo soy un romántico pero he de reconocer que como los tiempos están cambiando las adaptaciones que van reviviendo la prensa, la radio y la televisión son apasionantes.[/dropcaps]

Para empezar he de decir que [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]estoy totalmente en contra[/textmarker] de aquellos que piensan que los blogs y el Twitter van a terminar con los periódicos, los podcasts con la radio y youtube con la televisión. Los tres grandes medios de comunicación siguen más vivos que nunca lo que pasa que se están adaptando a la tecnología y al 2.0 lo que genera que difuminen su esencia y pierdan sus orígenes, de ahí mis contradicciones.

Un ejemplo claro y contundente es la radio. Personalmente es el medio que más me apasiona, su magia, sus secretos, sus voces, la seducción que representa captar la atención del oyente. Fijaros que la radio siempre lucha contra otros elementos. Nadie se sienta delante de un transistor y dice: voy a escuchar la radio.[textmarker color=»C24000″ type=»text color»] ¡No, nunca![/textmarker] Ponemos la radio mientras conducimos, cocinamos, hacemos deporte, andamos, vamos en tren… La radio comparte ser escuchada con otra actividad, por ello debe seducir al oyente y captar su atención. Sobreponerse a la otra actividad. Y ese romanticismo se pierde cuando empezamos a hacer radio en color, con imágenes. Cada vez más son los programas que emiten en streaming, incluso se han intentado hacer programas de radio y televisión a la vez. Y no. [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]No puede ser[/textmarker]. Cuando viene un invitado de renombre el locutor advierte que la entrevista se puede seguir en directo por la página web. Y no una webcam cutre, no. Con realización y todo. La radio, deja de ser radio. Incluso hay programas que hacen trucos de magia por la radio, emitiendo en streaming. No, démosle a cada medio su parcela, no perdamos la esencia.

La tecnología es un gran avance, Twitter permite interactuar en todos los programas en directo, al igual que Facebook u otras redes sociales. Pero interactuar es una cosa, perder los orígenes otra. En los periódicos pasa algo parecido. Una entrevista a doble página transcrita y descriptiva va acompañada de un código QR para ver la misma entrevista en vídeo. No, esa no es la idea de un periódico. En el que el entrevistador debe ponerte en situación mediante palabras escritas, que te haga imaginar si el entrevistado está incómodo, sonríe o duda.

Si mezclamos todos los medios entre sí con la excusa de la tecnología perdemos la esencia de los medios: escritos, escuchados y vistos. [textmarker color=»C24000″ type=»text color»]Que la tecnología sirva para sumar no para desnaturalizar[/textmarker].