El sentido común, el menos común de los sentidos.

Un refrán popular que resiste al paso de los años y las revoluciones de nuestro día a día. No me canso de repetir en formaciones, conferencias, clientes y dentro de Marficom que la primera regla de la comunicación y marketing digital es el sentido común.

Podemos complicarnos la vida con métricas, estrategias, teorías de gurús o formaciones, pero si no somos capaces de empatizar con el potencial cliente no nos servirán de nada.

Bajar al barro con el objetivo que queremos lograr y tocar de pies al suelo. Inventa, crea, imagina, haz lo que quieras hacer, pero sin olvidar JAMÁS que todo está inventado.

El mundo online ha llegado en el momento oportuno para ofrecernos más oportunidades de reinventar aquello que hacíamos en el marketing y comunicación tradicional. Nuevas herramientas para impactar en unos usuarios acostumbrados.

Crea unos buenos cimientos sólidos y haz volar la imaginación con la estructura. Con una buena base, si fallas, siempre serás capaz de volver a levantar la pared.

El mundo online nos permite nuevas licencias y ser más atrevidos, pero nunca olvides las reglas del respeto y mirar siempre a los ojos de tus seguidores. Intenta que tu ego no pase por encima del sentido común.

A veces, nos obcecamos en romper con el marketing tradicional para hablar del marketing digital. Pero no nos damos cuenta de que la última en llegar debe ayudar al marketing “de toda la vida” con una base generada durante años y alimentada con el mismo objetivo, el consumidor.

Estamos viviendo una revolución magnífica, donde las oportunidades se popularizan y cada vez las personas estamos más cerca unas de las otras. Paremos un momento, reflexionemos y disfrutemos de todas las oportunidades que la comunicación online y las nuevas herramientas nos ponen a nuestro alcance.