“Si quieres tener una marca personal de Bad Boy debes serlo hasta sus últimas consecuencias” Toni Padilla

Una frase escuchada en una tertulia futbolística de Rac1 y que podía haber sido dicha en una clase universitaria dónde la marca personal fuera la protagonista. En este caso, se hablaba de Cristiano Ronaldo después de haber propinado una patada y un manotazo a un adversario y haber pedido perdón minutos después por Twitter (prueba irrefutable que Twitter se ha convertido en el medio substitutorio de las notas de prensa de personajes públicos).

Cada persona tenemos una marca personal en el offline entre nuestros amigos, conocidos y familiares, esta imagen la trabajamos durante años y poco podemos hacer para manipularla a nuestro antojo. En cambio, si eres una persona pública debes realizar un trabajo previo de creación del “personaje” y trabajar tu reputación tanto online como offline.

Nuestros lectores, followers o clientes necesitan una identificación clara y permanente para fidelizarse e identificarse, por este motivo es muy importante no divagar con nuestros actos.

Por ejemplo, si queremos tener una imagen de “chico malo” debemos actuar en consecuencia, construir un carácter chulesco, vacilar, hablar como tal, actuar de forma prepotente, etc. Todo debe tener un fin común, un mensaje. Cuanto más firme sean tus actos más fidelización obtendrás.

Otro ejemplo de imagen personal bien definida y trabajada desde años es el cantante Melendi. En sus inicios, hizo todo lo posible por ser el chico rebelde que pasaba de todo, con rastas, todo eran escándalos y comunicaba un mensaje construido en el entorno de su marca personal. En estos momentos, ha decidido cambiar radicalmente su reputación y está proyectando seriedad con sus palabras, vestimenta, canciones y difusión de su mensaje por todos los medios de comunicación posibles. En mi opinión, un ejemplo de marca personal bien trabajado y definido dónde observamos 2 personajes en una misma persona en dos periodos de tiempo distintos.

El personaje público, así como el usuario en Twitter, es una oportunidad para empezar una marca personal desde 0, seremos responsables de crear nuestra propia reputación con actos y mensajes que deben estar pensados y deben tener un objetivo común.