Si una cosa tenemos clara a la hora de comunicar es que hay muchas maneras de hacerlo. Y también que debemos centrarnos en un solo mensaje para hacer llegar al receptor. Pero a partir de ahí, la imaginación y el talento nos abre un abanico de posibilidades casi infinito. Otra cosa será luego, acertar.

Uno de los recursos habituales pero arriesgado es usar la ironía y un argumento principal para lanzar en el fondo el mensaje verdadero. Arriesgado porque el hecho de no decirlo directamente puede llevar a confusiones. Y más cuando no puedes ver la reacción del receptor del mensaje. En una obra de teatro por ejemplo, sí que ves la reacción del público pero en el cine ya no hay vuelta atrás.

Nos pasa lo mismo en el online. Es un mundo virtual en el que no tenemos la certeza de cómo recibe el receptor el mensaje, y más si lo hacemos a través de texto, como en las redes sociales o en blogs. Es por ello que en ese abanico infinito de posibilidades de mandar el mensaje debemos acertar con el formato adecuado y no morir en el intento.

En el vídeo de hoy tenemos un claro ejemplo de ello. Es un magnífico corto dirigido por David Galán Galindo en el que partiendo de la base de una operación del tamaño de los pechos nos quiere hacer reflexionar sobre a quién pertenece la belleza. Además cuenta con un reparto de lujo con Julián López, Mariam Hernández y Dani Pérez Prada.

Y todo en poco más de tres minutos y en un corto de nombre «Push up» que ha obtenido un gran número de premios.